Lujuría

Please wait while your request is being verified

Conoce telefonico algo 941361

Funcionaba las 24 horas del día y se pagaba a precio de sangre de unicornio: en España costaba 58 pesetas el minuto, en horario normal, y 39 pesetas el minuto por las noches y los fines de semana. La gente llamaba a aquellos teléfonos para conocer a otras personas, para ligar, algunos sólo para insultar o buscar follón, otros por curiosidad y muchos porque se sentían solos y necesitaban parlamentar con alguien. Aquello fue el germen de las futuras redes sociales, el origen de la comunicación casual entre desconocidos, el principio del fin de las relaciones personales cara a cara y el inicio del arte de parapetarse en casa para comunicarse con individuos a los que no ves físicamente. El primer chat, antes incluso de que el IRC se hiciera popular. La mayor parte de los niños, los adolescentes y los jóvenes de aquel momento llamamos al menos una vez a ese teléfono porque nos picaba abundantemente la curiosidad; aquello de oír y poder hablar con varias personas a la vez, a las que no conocías absolutamente de nada, era algo como muy futurista y peliculero. Era nuestra manera de vivir al límite. No sé por qué oscura razón, pero todas las operadoras que siempre estaban a la escucha se llamaban Ana.

La física 2. La estética 3. La intelectual 4. La económica 5. La familiar 6. La pareja 7.

Atrévete a viajar sola por el globo Tacha de tu lista ese lugar soñado que siempre has querido saber. Creo que podría dividir mi biografía en dos: Carmen antes y Jardín después de viajar sola. La primera vez tenía 18 años y fue un viaje de Puerto Rico a Nueva York. La joven que abordó aquel avión, no fue la misma que regresó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.